PRODUCCION "Himnos Eternos"

Para ver más información, haga click AQUÍ

miércoles, 28 de octubre de 2009

Estudio Bíblico Internacional de Pastores - 11 al 18 de Octubre de 2009

Tal como había sido anunciado previamente, entre los días comprendidos del 11 al 18 de Octubre recién pasados, se desarrolló en nuestra Iglesia Evangélica Pentecostal de Viña del Mar el Estudio Bíblcio Internacional de Pastores que organiza anualmente nuestra misión. Este año además, en forma muy especial, se celebran 100 años desde que ocurriera el Avivamiento Pentecostal de 1909, movimiento espiritual que dio origen a nuestra iglesia.

El Estudio comenzó el día domingo 11 desde tempranas horas en la mañana con la llegada y acreditación de las visitas asistentes. Ya desde días anteriores se había observado en las dependencias del templo gran movimiento por los preparativos que realizaban hermanos de la congregación de Viña del Mar, que atenderían durante la semana como servidumbre. Esa mañana del domingo 11 las diferentes secciones comenzaron su jornada con un devocional, invocando a Dios su ayuda y su santa presencia para poder llevar adelante tan grande tarea. De esa manera, el recibimiento de las visitas fue esperado con ansias y entusiasmo. Sería una hermosa semana para compartir en la presencia de Dios. Ese domingo en la noche, se dio comienzo con la Reunión de Apertura, donde ya se hizo sentir notablemente la presencia de Dios en los corazones de todos los presentes. Él había venido para morar en medio de su pueblo.

El lunes 12, a las 09:30 hrs. tuvo lugar en el frontis del templo el Acto Cívico, al que, además de las pastores y visitas presentes en el Estudio, asistieron la alcaldesa de Viña del Mar, señora Virginia Reginato, el rabino de la Comunidad Israelita de Valparaíso, señor Efraím Rosenzweig, el capellán evangélico de la Armada, pastor René Ojeda, y algunas otras autoridades que acompañaron en la ceremonia.

Esa noche, durante la reunión general, se dio comienzo a un programa de Conmemoración del Centenario del Avivamiento, el que contempló un recorrido histórico desde el pueblo de Israel hasta el origen del Avivamiento de 1909, y el nacimiento de la Iglesia Evangélica Pentecostal, programa que se desarrolló a lo largo de la semana por el Coro Polifónico.

La reunión del día martes 13 será para siempre una noche memorable, una noche que quedará grabada en la memoria de todos los asistentes como un momento maravilloso y sublime, en el que la manifiesta presencia de Dios se hizo sentir en todos los corazones, descendiendo como un manto cálido y sobrecogedor, al recordar los orígenes y desarrollo del pueblo de Israel a lo largo de los siglos. Al sonido inicial y penetrante del "shofar", clamando hacia lo alto, y llamando al "Shmá, Israel" ("Oye, Israel"), las vidas de todos los asistentes fueron traspasadas por la convicción real y profunda de que nuestro eterno Dios es "único, y Él, y sólo Él es Dios". ¡¡Alabado sea su nombre!!. Luego, al recordar el sufrimiento indescriptible de los judíos durante el holocausto nazi, el recinto entero se recogió en un silencio conmovedor al escuchar el canto triste y desgarrador del "Eli, Eli" ("Señor, Señor"), cantado durante la 2da. Guerra Mundial por la joven Jana Senesh tras las rejas, antes de ser fusilada en los campos de concentración. Aquel maravilloso momento culminó con el "Hatikva" ("La Esperanza"), el himno nacional de Israel, que clama por la esperanza de paz que anhela todo judío haya un día sobre Sión y sobre Jerusalem, y que luego fue cantado por todos los asistentes.

Sin duda, aquella noche maravillosa, en que el Dios de Abraham, de Isaac y Jacob se hizo presente entre sus hijos, será inolvidable. Aquel momento profundo y de gran reflexión y emoción marcó una semana en que la presencia bendita del Espíritu de Dios se hizo notar en todo momento. Él estaba con su pueblo.

Los siguientes días continuaron con las jornadas habituales en todo Estudio Bíblico, desarrollándose durante las mañanas y las tardes las reuniones de pastores, y por las noches las reuniones generales, en las que se continuó con el programa de Conmemoración del Centenario, en el que se describió el nacimiento de la iglesia primitiva, el movimiento de la Reforma, y los grandes avivamientos históricos a lo largo de los siglos.

Cabe, además, especial mención, que durante los días martes, miércoles y jueves, se presentaron durante las reuniones de esposas de pastores, desarrolladas en la iglesia de Quilpué, tres temas de gran importancia y contingencia para la vida actual de la iglesia, relativos al matrimonio y la educación de los hijos, temas que fueron seguidos con gran interés por las hermanas asistentes, y que sin duda fueron de gran bendición y enseñanza espiritual para la iglesia de hoy.

La reunión del día viernes, nuevamente marcó un momento único e inolvidable: se recordaba el nacimiento de nuestra iglesia. En aquel emotivo y solemene acto se recordó los difíciles momentos que tuvo que atravesar el pastor Willis Hoover, cuando, ante la manifiesta presencia gloriosa del Espíritu de Dios en medio de la iglesia, debió aceptar la inevitable salida de la iglesia Metodista Episcopal, e instado por su esposa ante el llamado de "...aunque comamos pan duro, nos quedamos con los chilenos...", salió con su congregación hacia los cerros de Valaparaíso, donde cantaron "Oh, dime en donde tu grey va a pacer". Aquel hermoso recordatorio culminó con el canto de "Aleluya al Cordero de Dios", coro inspirado por el Espíritu Santo durante el avivamiento al pastor Daniel Venegas, y el himno "Tú, en cuya presencia", entonados por el Coro Polifónico de la iglesia en Viña del Mar.

También durante el estudio tuvieron participación el Coro de Pastores, quienes además de cantar en el servicio general de la noche, realizaron un servicio de predicación en el Hospital de Viña del Mar, y el coro de hijos de pastores, quienes cantaron el domingo en la reunión de clausura.

Es así como, rápidamente, y luego de haber transcurrido una maravillosa semana de comunión en el Señor, en que el Espíritu Santo de Dios hermoseó cada momento, cada palabra y cada acto realizado, llegó el domingo 18. Durante la tarde se realizó el desfile tradicional, en la Plaza O'Higgins, al cual asistieron todas las visitas, donde también tuvo participación el Coro Polifónico de Viña del Mar. En la noche se realizó la reunión de Clausura, reunión que estuvo marcada por la presencia de Dios, poniendo su sello de aprobación sobre todo lo realizado. Y también marcada por la tristeza de la despedida. En especial, cuando hizo su ingreso al templo toda la servidumbre que atendió durante la semana a las visitas. Aquel momento hermoso de alegría y agradecimiento a Dios por aquel arduo pero gratificante trabajo, se vio culminado por el canto ferviente de los presentes, quienes en forma espontánea alzaron pañuelos al aire para saludar y responder a la servidumbre que entregaba su trabajo al Señor.

Sin duda que aquella semana transcurrida será inolvidable, tanto para la hermandad de Viña del Mar, como para todas la visitas asistentes, quienes pudieron gozar en comunión de la presencia de Dios y de la atención dedicada con que la iglesia anfitriona se esemeró en ofrecer a sus visitas. Dios pague con ricas bendiciones de lo alto a todos los que dedicaron su tiempo y su esfuerzo, "mirando al blanco de la soberana vocación, y esperando agradar a aquel nos llamó."

Antes de terminar este breve resumen del Estudio Bíblico, recordemos las palabras eternas pronunciadas en labios de Moisés, allí en medio del árido desierto, revelando la deidad única y suprema de Dios por sobre todo lo creado:

"Shmá, Israel
Adonai, Eloheinu
Adonai ejad"


"Oye, Israel
El Señor nuestro Dios,
El Señor uno es"


A este eterno y todopoderoso Dios, que sacó al pueblo de Israel con mano fuerte de Egipto, que levantó de su simiente al Salvador del mundo, nuestro Señor Jesucristo, que guió a su iglesia durante los siglos, y que aún hoy sigue acompañando al remanente fiel repartido por toda la faz del mundo, sea la honra, la gloria e imperio sempiterno, por los siglos de los siglos. Amén.

HORACIO CONTRERAS R.
Director Coro IEP de Viña del Mar