PRODUCCION "Himnos Eternos"

Para ver más información, haga click AQUÍ

martes, 2 de octubre de 2007

"La iglesia de Cristo y la parábola de las 10 vírgenes"

Este domingo 30 de septiembre el Coro presentó la obra titulada "La iglesia de Cristo y la parábola de las 10 vírgenes", con motivo de la clausura del Mes de la Biblia que se celebró durante todo el mes en nuestra Iglesia Evangélica Pentecostal de Viña del Mar.
En la ocasión el coro participó de un drama musicalizado, basado en parte en la obra "Iste Confessor", estrenada en Abril de este año, donde se hace una relación histórica entre la iglesia primitiva y la actual iglesia de Cristo.
Una gran mayoría conoce la parábola de las 10 vírgenes, y generalmente se ha hecho una relación entre los cristianos fieles y aquellos que se hayan descuidado en una comunión más estrecha con Dios, al momento del rapto de la iglesia. Sin embargo, la parábola describe una situación particular respecto de la venida del esposo.
En primer lugar, la parábola relata que las insensatas "no tomaron consigo aceite", y en segundo lugar, describe que "y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron". Es decir, se hace una alusión a aquellos que no han tomado consigo el aceite, que es símbolo del Espíritu Santo, y que la venida del esposo ha tardado más de lo esperado.
En Romanos 8:9 dice: "Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él." Es decir, la palabra de Dios dice claramente que aquellos que no tienen el Espíritu Santo en sus vidas no son de él. Por lo tanto, cuando ocurra la venida del Señor habrá muchos que, diciéndose cristianos, no habrán recibido en sus vidas el Espíritu Santo, y por lo tanto serán dejados.
Por otro lado, históricamente hemos visto como, a pesar de que los primeros cristianos esperaban el rapto en forma inminente, éste no ha ocurrido hasta la fecha. Ello demuestra que cuando la palabra habla de "tardanza" del esposo, es que ha transcurrido más tiempo del esperado. Y ese tiempo es el que ha transcurrido hasta nuestros días. Por lo tanto, la iglesia de Cristo, en estos momentos refleja a aquellas vírgenes que cabecearon, producto de la tardanza. Sin embargo, a pesar de la tardanza, algunas se habían preocupado de tomar consigo aceite, y otras no.
Los primeros cristianos fueron cruelmente perseguidos y torturados por el imperio romano por más de trescientos años. Pero a pesar de las muertes de miles de mártires y de las persecuciones, en su mayoría cuando se enfretaron a la muerte no tuvieron temor de confesar el nombre Cristo y morir por causa de su fe. Ellos demostraron en todo momento haber tomado consigo ese aceite divino y estar preparados para ir a la presencia de Dios. De hecho su mayor anhelo era morir por su Salvador.
Han transcurrido dos mil años desde entonces, y hoy la iglesia se ha diversificado. Y nos encontramos frente a una cantidad impresionante de "opciones" dentro de un abanico que va desde las iglesias tradicionales a ultranza, hasta las iglesias que permiten música rockera, el aborto, el divorcio y el matrimonio homosexual. ¿Puede el Espíritu Santo, a lo largo de dos mil años, haber mutado tanto en su operar en medio del pueblo de Dios que hoy hemos llegado a la realidad a la que nos vemos enfrentados? ¿Es posible, como se argumenta hoy, que en todas las iglesias se encuentre la misma fe, el mismo Espíritu, y que las diferencias sólo se deben a una cuestión de "comodidad" o "variedad de ministerios"? Si todas las iglesias tienen el Espíritu de Dios, y todas siguen la misma fe en Cristo, entonces ¿cuáles son las vírgenes insensatas? ¿Quiénes son en la actualidad los que manifiestan el espíritu de apostasía? ¿Quiénes son los que no han procurado para sí mantener el aceite divino en sus lámparas?
La obra presentada por el Coro tuvo como objetivo mostrar la realidad enfrentada entre aquellos cristianos que se despojaron absolutamente de toda posesión terrenal, de toda comodidad, de todo placer vano y entregaron sus vidas a Dios, en contraposición a una iglesia moderna que alega por sus derechos, por sus libertades, por sus gustos, por sus conveniencias y comodidades humanas.
Estimado lector, si Ud. es cristiano le invitamos reflexionar: ¿vive Ud. conforme la Palabra de Dios nos enseña? ¿Se ha despojado Ud. de su vanidad, de su comodidad, de sus posesiones? ¿Es para Ud. más importante su carrera profesional, su desarrollo intelectual, sus logros y éxitos? ¿Prefiere Ud. vivir cómodamente y confiarse en un servicio práctico y libre a Dios? Los cristianos de la iglesia primitiva murieron quemados, destrozados y atravesados por espadas por dejar todo por la causa de Cristo. Pues le recordamos la parábola que dice: "Velad pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir" (San Mateo 25:13)
Y si Ud. que lee aún no ha conocido a Dios, le invitamos a buscarle con urgencia. Aún está abierta la puerta de la gracia, que es Jesús, quien dijo:
"Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." (San Juan 14:6)
Dios les bendiga, y ponga paz en sus corazones.
HORACIO CONTRERAS
Director Coro I.E.P. de Viña del Mar