PRODUCCION "Himnos Eternos"

Para ver más información, haga click AQUÍ

lunes, 10 de septiembre de 2007

Tiempos del fin: ¿mitos y supersticiones evangélicas?

Nuestro Señor Jesucristo describió claramente las señales que se manifestarían en el mundo hacia el fin de los tiempos, antes de su venida.

En San Mateo cap. 24 vers. 3 en adelante dice:
"Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. "

Luego en los vers. 22 al 26 dice:
"Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis."

Finalmente en los vers. 37 y 38 dice:
"Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca"

Sólo hemos sacado de todo el capítulo, algunas de las descripciones de las señales allí descritas. En estos pasajes se describen guerras entre naciones, hambres, enfermedades, terremotos, se multiplicará la maldad, el amor de muchos se enfriará, estarán casándose y dando en casamiento, y saldrán muchos engañadores haciéndose pasar por cristos y falsos profetas.

¿Hay alguna de estas cosas que no se haya cumplido hoy? Ninguna, todas ellas son hechos que diariamente están haciendo noticia. Quizás muchos dirán "esas cosas han ocurrido siempre en la historia de la humanidad". Cierto, absolutamente cierto. ¿Pero han ocurrido todas juntas como está ocurriendo hoy? ¿Antes había habido tanta maldad como la hay hoy, y muertes, asesinatos, y guerras sólo por el placer de matar? ¿Había habido antes en la historia un desenfreno total en la vida sexual de los hombres, en que estos se casan, se divorcian y se vuelven a casar? Y peor aún ¿ya son una realidad los matrimonios homosexuales? ¿Había existido antes tan alto índice de abortos, de suicidios, y todo tipo de muerte con extrema violencia, como hoy son conocidos diariamente por los medios de comunicación? ¿Se había conocido antes, toda clase de epidemias y enfermedades mortales, que ni aún con los grandes avances en medicina son posibles de detener, como el cáncer y el sida? ¿Se conoce otra época en la historia donde haya habido toda clase de terremotos, maremotos y catástrofes naturales como se ven hoy?

Y creo que hemos llegado a los aspectos más escalofriantes del cumplimiento de las sagradas escrituras. ¿Había conocido la humanidad en estos dos mil años, desde la venida de nuestro Señor, tal aparecimiento de falsos maestros con falsas doctrinas, y peor aún haciéndose llamar cristos?

La palabra de Dios en 2da. de Timoteo, cap. 3 vers. 1 al 4 dice que en los postreros días vendrán tiempo peligrosos, cuando habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, sin afecto natural, crueles, aborrecedores de lo bueno, entre otras cosas. Después de esta descripción de los hombres que surgirán en los últimos tiempos ¿será posible esperar bondad o alguna acción de bien, sobre todo en los hombres que están en lugares visibles y que han adquirido poder en sus manos para hacer y deshacer con las masas?

Incluso con desazón e impotencia al comprobar al cumplimiento de la palabra que aún los escogidos serían engañados, he leído en muchísimas páginas y blogs cristianos como hoy ha llegado a llamársele "supersticiones y mitos evengélicos" a conceptos como los mensajes subliminales, los códigos de barra, los juegos virtuales y libros satánicos como Harry Potter y otros. ¿Cómo es posible que aún a la luz de la Palabra no seamos capaces de comprender el mal atroz y terrible que nos rodea, y que hoy no es posible esperar bondad ni inocencia de nada de lo que nos rodea y que provenga del mundo? Sin duda que únicamente es la palabra profética que se cumple.

En Oseas cap. 4 vers. 6 al 8 dice:
"Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos. Conforme a su grandeza, así pecaron contra mí; también yo cambiaré su honra en afrenta. Del pecado de mi pueblo comen, y en su maldad levantan su alma."

La palabra de Dios nos habla de no dejarnos engañar, ni dejarnos mover de nuestra fe. Sin embargo, el pueblo de Dios se ha olvidado de pedir la guía y dirección de su Santo Espíritu y se ha confiado de su conocimiento humano y teológico, dejando de lado la vida del espíritu, y por ende, ha perdido el discernimiento para darse cuenta del mundo que nos rodea y la manifestación del espíritu de apostasía de los últimos tiempos.
En 2da de Tesalonicenses cap. 2 vers. 1 en adelante dice:
"Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios."
La apostasía se define como la negación de la deidad de Cristo y su obra expiatoria realizada en el calvario. Toda conducta, planteamiento o filosofía humana que muestre estas caraterísticas es APOSTATA, y debemos apartarnos de ella con todo nuestro corazón. De otra forma nos estaremos haciendo partícipes de ella.
Ejemplos como Harry Potter y otros ya descritos previamente son una clara manifestación del espíritu de apostasía, ya que niegan la eficacia de la piedad, el poder del amor divino, y muestran un claro uso de la hechicería y poderes demoníacos en la obtención de resultados deseados, cuanto más si ellos significan la eliminación mediante el asesinato de otros.
Empresas multinacionales que llegan al corazón de millones de niños a lo largo del mundo como Walt Disney y otras similares ¿es posible que a esta altura del cumplimiento profético puedan desear la sana entretención de los niños? ¿Es posible que ellos no tengan ninguna relación con la manifestación del espíritu de apostasía y la descripción bíblica de hijos desobedientes a los padres? ¿Acaso no hemos sabido con horror por medio de las noticias de hijos que han matado e incluso descuartizados a sus padres, abuelos y amigos? ¿Y jóvenes que han ingresado a sus escuales metralleta en mano y asesinando a compañeros, profesores y otras noticias similares? ¿De dónde viene toda esa maldad, dónde reciben la influencia suficiente para desear matar a sus padres y hermanos?
El anticristo sentará su gobierno mundial sobre una falsa paz y logrará que todo el mundo, incluídos muchos creyentes, le reciban como a un verdadero enviado divino. ¿Cómo habrá logrado engañar al pueblo de Dios? ¿Sólamente a través de vanas palabras? ¿Sólo por medio de la manifestación de prodigios? El pueblo de Dios, sólo de leer las profecías sabría advertir las claras similitudes entre el hijo de perdición descrito en la Biblia y el hombre que estarían viendo en frente suyo. ¿Cómo pues serán engañados? Simplemente porque satanás habrá realizado un trabajo previo de concientización y desprevención en el pueblo de Dios, introduciendo sutiles pensamientos relativistas en el cristianismo, para desviar la sana doctrina. Habrá recurrido a un bombardeo constante de mensajes, directos y subliminales, que finalemente harán mella en la fe del cristiano. ¿Acaso no lo demuestra la realidad, que hoy miles de cristianos en el mundo no le ven nada malo a una música claramente satánica como el rock, y hoy aceptan un mal llamado rock cristiano? ¿No lo demuestra la aceptación casi natural de juegos, dibujos animados, canciones y otros que incentivan a los niños a la liberación sexual, a la violencia, a la rebeldía y otras cosas que hoy se ven en los hogares cristianos?
Amados, ¡¡MARANATHA!!, Cristo viene. Y viene hoy. Las señales están todas cumplidas. Preparemos y velemos, porque ya no hay más tiempo, y en cualquier momento sonará la final trompeta. Para entonces, en la tierra ya se estará desatando el gobierno abominable del anticristo, y para quienes hayan quedado, será demasiado tarde.
Oigamos finalmente el consejo de la palabra de Dios, en Efesios cap. 6 vers. 12 al 18, que dice:
"Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;"
Dios les bendiga
HORACIO CONTRERAS R.
Director Coro I.E.P. de Viña del Mar