PRODUCCION "Himnos Eternos"

Para ver más información, haga click AQUÍ

martes, 3 de julio de 2007

MISIÓN A SALAMANCA

Este fin de semana recién pasado el Coro realizó una misión en visita de confraternidad a la Iglesia Evangélica Pentecostal de Salamanca. Para este fin, el sábado 30, al mediodía, se reunía en el Templo Central de la IEP en Viña del Mar, para iniciar viaje rumbo a la iglesia de destino.
Salamanca es un pueblo ubicado en la 4ta. región a más de 300 km. de La Serena. Ubicado entre valles de gran hermosura. Su actividad principal es la agricultura y la minería. Allí tiene un templo la Iglesia Evangélica Pentecostal, cuya congregación es dirigida por el pastor Jonathan Vega. Nuestra visita obedeció a una invitación por él extendida y como parte de las actividades de celebración de los 30 años de aniversario del coro.
Dios nos concedió la oportunidad de compartir durante dos días con aquella hermosa congregación, donde participamos de reuniones los días sábado y domingo. Reuniones en las que Dios derramó de su gracia abundante, haciendo grandes maravillas entre su pueblo, contándose entre otras, sanidades y restauraciones entre los miembros del Coro de Viña del Mar. Asímismo el día domingo en la tarde tuvimos la oportunidad de realizar un servicio de predicación y evangelización al aire libre en una población llamada "Villa Santa Rosa". En dicha oportunidad el coro participó activamente de la predicación con himnos y exhortación pública en el llamado a las almas.
La visita finalizó con una reunión general el domingo 1° en la noche, oportunidad en la que el Espíritu Santo de Dios se hizo presente en forma notable, derramando su poder y llenando nuestras vidas de su presencia. En ambas reuniones tuvieron participación tanto el coro de Viña del Mar como el de Salamanca, cantando en conjunto algunos himnos como "Firmes y adelante" y "La tumba le encerró".
Durante nuestra estadía pudimos compartir con la iglesia tanto en gratos momentos de comunión a la mesa como en los hogares de los hermanos, quienes abrieron las puertas de sus hogares para recibir a los coristas. Agradecemos a Dios y a la amada iglesia en Salamanca por las atenciones recibidas y por la oportunidad de haber compartido en el Señor. Nuestro buen Dios pague con ricas bendiciones conforme a sus promesas todo trabajo hecho en su nombre.